Capacitación y Contratación de Conductores de Camiones Negligentes

Los conductores que operan camiones grandes que pesan más de 10,000 libras deben pasar un examen de licencia de conducir comercial (CDL por sus siglas en inglés). Obtener un CDL ayuda a garantizar que los conductores de camiones tengan las habilidades básicas necesarias para operar vehículos grandes de manera segura. Las compañías de camiones deben asegurarse de que los conductores estén calificados para operar camiones grandes y asegurarse también de que hayan recibido la capacitación adecuada para hacerlo. Desafortunadamente, el entrenamiento y la contratación negligentes de conductores de camiones por parte de algunas compañías ponen a otras personas en peligro.

¿Qué tipo de pautas debe seguir una empresa de camiones cuando contrata a conductores de camiones?

La ley federal exige que las empresas de camiones lleven a cabo verificaciones de los registros de conducción antes de contratar a posibles conductores. Si la compañía de camiones no cumple con estas normas – las cuales están descritas claramente en el Manual Federal de Regulación de Seguridad de Transportistas de Vehículos – dicha compañía podría ser responsables de un accidente de camión causado por un conductor que contrataron y que no cumplió con las normas.
Si sufrió una lesión grave o perdió a un ser querido en un accidente con un camión comercial, debe demostrar que el conductor del camión y/o la compañía de camiones son responsables. Si bien una compañía a menudo es indirectamente responsable por las acciones de sus empleados, también hay casos en que una compañía de camiones es directamente negligente y responsable por los daños, como en el caso de que contratara a conductores de camiones no calificados.

A continuación, se incluyen algunos escenarios que pueden ayudarlo a establecer que una compañía de camiones es directamente responsable del accidente.

  • El conductor del camión no estaba apto para operar el camión grande o tiene un historial de conducción deficiente, lo que indica incompetencia.
  • El conductor del camión no pudo aprobar completamente las calificaciones del conductor.
  • La compañía de camiones había recibido notificación de los actos anteriores o incompetencia por parte del conductor, o debería haberlo sabido.

Así mismo, una compañía podría ser responsable de la retención negligente si supiera o debería haber sabido que un conductor que ya estaba en su lista era incompetente o peligroso, y aun así le permitía al conductor operar el camión.

¿Qué calificaciones necesita alguien para ser un conductor de camión?

Para ser un conductor de un camión, uno necesita una licencia de conducir comercial válida, un historial de manejo limpio y, en algunos casos, es posible que deba pasar una verificación de antecedentes. Para la conducción especializada, como el transporte de materiales peligrosos, un conductor debe contar con un aval. Para obtener el respaldo para materiales peligrosos, el solicitante debe cumplir con los siguientes requisitos.

  • Pasar una prueba y verificación de antecedentes
  • Obtener las huellas dactilares
  • Presentar prueba de residencia.

Cualquier compañía que contrate a un conductor que no cumpla con estos requisitos básicos podría ser responsable si ese conductor causa un accidente.

John Morrison puede ayudar a identificar cuándo la capacitación negligente contribuyó a su accidente

Establecer que un conductor no contaba con una capacitación adecuada a menudo requiere evidencia sustancial. Para ayudarlo a probar su caso, podemos obtener acceso a la información que posee el empleador del conductor. Esto puede incluir información del dispositivo de grabación a bordo del camión, registros de contratación de empleados, certificaciones de capacitación y registros de mantenimiento de los camiones.

Usted tiene derecho a un abogado que lo ayude a recopilar dichas pruebas, presentar una demanda por lesiones y solicitar una indemnización por los daños que sufrió en un accidente con un camión comercial. Llame a las Oficinas Legales de John Morrison al 770-951-8900 o complete nuestro formulario de contacto para programar una consulta gratuita y sin compromiso para que conozca sus derechos después de un accidente grave de camión.