Accidentes en Georgia Causados por una Motocicleta Defectuosa o con Piezas Defectuosas

Una motocicleta es un concierto mecánico artísticamente elaborado que consta de cientos de componentes, cada uno de los cuales se espera que funcione de manera precisa de acuerdo con su propósito previsto. Sin embargo, ¿qué sucede cuando una de estas piezas se rompe o no funciona, lo que resulta en la ruptura sistémica de toda la bicicleta? Si el ciclista tiene suerte, este problema ocurrirá en la seguridad del camino de acceso, a solo unos pasos de la caja de herramientas (o el teléfono para llamar al mecánico). Sin embargo, con demasiada frecuencia, una motocicleta defectuosa causará problemas cuando el conductor recorre la autopista interestatal, o tal vez navegue hábilmente por una de las carreteras secundarias de los Apalaches en Georgia. En otras palabras, precisamente en el momento equivocado.

Cuando un defecto de la motocicleta provoca accidentes y lesiones, la víctima puede recurrir a varias posibles partes para obtener una compensación, incluyendo al fabricante y al minorista (concesionario). Si recientemente se lesionó en un accidente de motocicleta y cree que un defecto de diseño o fabricación puede ser el culpable, comuníquese de inmediato con las Oficinas Legales de John Morrison.

Accidentes de Motocicleta Causados por Defectos de Fabricación y Diseño

El primer paso de acción al prepararse para presentar una demanda por un defecto de motocicleta es determinar los problemas precisos que dieron lugar a la falla mecánica. Al preparar una queja, generalmente se requiere que un demandante demuestre:

(i) La motocicleta no fue diseñada correctamente, lo que la hace irrazonablemente peligrosa desde el principio; y/o;
(ii) La motocicleta fue diseñada correctamente, pero no fue ensamblada y fabricada de acuerdo con dicho diseño.

De acuerdo con la ley de Georgia, cualquiera de estas afirmaciones puede exponer al fabricante o al minorista a la responsabilidad. Más específicamente, las leyes de responsabilidad de productos dictan que los bienes de consumo deben ser seguros, eficaces y aptos para su uso típico. De lo contrario, los fabricantes deben incluir una etiqueta de advertencia inequívoca para garantizar una notificación adecuada y, en última instancia, el derecho a tomar una decisión informada antes de la compra.

Por otra parte, el concepto de responsabilidad “estricta” del producto significa que el demandante lesionado no tiene que probar que el fabricante fue negligente o descuidado – simplemente que la bicicleta era irrazonablemente peligrosa y causó las lesiones.

Accidentes de Motocicleta Causados por Reparación Negligente

La reparación de motocicletas es, sin lugar a dudas, un oficio altamente técnico que se deja a quienes poseen las habilidades, los conocimientos y la experiencia necesarios.

Lamentablemente, no es poco común que los mecánicos adopten una mentalidad de que pueden hacerlo todo al reparar bicicletas, lo que inevitablemente conduce a reparaciones defectuosas y condiciones potencialmente peligrosas para el ciclista.

Un mecánico de motocicletas, como cualquier otro comerciante o proveedor de servicios, le debe al cliente el deber de un cuidado razonable durante todo el proceso de reparación, un estándar que incluye la instalación adecuada de piezas, una evaluación informada de problemas mecánicos y una prueba adecuada de la motocicleta después de la reparación. En el caso de que un mecánico intente arreglar una motocicleta de tal manera que genere defectos adicionales o riesgos de seguridad, ese mecánico puede ser responsable ante el propietario en caso de que ocurra un accidente.

En resumen, la ley protege a los consumidores de trabajos de reparación inadecuados, especialmente si el trabajo resulta en lesiones graves y/o daños a la propiedad.

¿En busca de resultados? ¡Contacte hoy mismo a John Morrison en Georgia!

Si usted recientemente resultó lesionado mientras conducía su motocicleta (y sospecha que una posible falla o defecto mecánico puede ser el culpable), no dude en ponerse en contacto con las Oficinas Legales de John Morrison hoy mismo llamando al: 770-951-8900.